Empezar a escribir

Cómo empezar a escribir

¿Llevas algún tiempo con ganas de contar algo, pero no te sientes del todo capaz de empezar a escribir? Esa confusión es más común de lo que piensas y hay maneras de acabar con ella. En este post veremos las cuatro claves para escritores principiantes.

ESCRIBE

Lo tienes decidido, abres un documento o, si eres de formas más tradicionales, sacas tu mejor cuaderno. Llevas días intentando madurar las ideas de tu cabeza. Sabes qué quieres escribir o simplemente sabes que quieres escribir. La motivación te acompaña, hasta que ves todo ese hueco blanco y, sin entender muy bien cómo, te contagias de ese vacío.

Escribes dos palabras. Borras. Demasiado coloquial. Lo intentas de nuevo. Tachas. «Esto parece estar escrito por alguien de cinco años», piensas. Tercera oportunidad. Vuelves a tachar. Empiezas a retroalimentarte en tu nube de pensamientos que parece querer decirte que, por mucho que lo intentes, no vales. Poco a poco te acomodas en esa mentalidad de no ser tan bueno/a como imaginabas. Sabes que te sientes bien cuando encuentras las palabras adecuadas, pero asumes que no puedes ser el escritor o la escritora que imaginabas. A todos nos ha pasado. Respira. El problema tiene solución.

El primer error es sentir que esto no es para ti y optar por abandonarlo. Es inevitable desistir, yo también he pasado mucho tiempo planteándome si la escritura me gustaba tanto como pensaba. Esta duda surge porque damos por sentado que es un don exclusivo y que, por lo tanto, solo unos pocos pueden rozar la excelencia. Esta teoría genera tal grado de autoexigencia que interiorizamos que, si realmente estuviéramos consagrados con este poder mágico de las palabras, tendríamos la capacidad innata de estructurarlas de la manera perfecta. Pero no, no es real.

La calidad de adquiere a base de intentar. Puede que un día solo puedas escribir de lo que has comido o de qué vas a hacer el fin de semana. Es normal que te sepa a poco, pero no se trata de buscar en esos textos tu obra maestra, sino generar un hábito. Porque para escribir no tienes que exigirte ideas, sino constancia. Lo segundo hace a lo primero y, cuando te das cuenta, te encuentras narrando la anécdota que te contó tu compañera de trabajo y, quizás, estás ante el borrador de un proyecto más grande.

Algunas preguntas que pueden ayudarte:

      • ¿Sobre qué quiero escribir?
      • ¿Qué género me gusta más?
      • ¿Cuál se ajusta a mi historia?

CONSUME HISTORIAS

Imagina a una persona apasionada con la cocina. Sueña con convertirse en chef y pone todo su empeño en cada plato que elabora. ¿Crees que es suficiente con todas las recetas son ha leído? No. Posiblemente haga compatible el tiempo entre fogones con otros momentos en los que degustar. Tiene que interiorizar a qué saben los ingredientes y probar lo que otros ya han cocinado para saber cómo debe ser el resultado o, incluso, inspirarse para sacar su propia versión.

La escritura no es diferente y aislado al resto de doctrinas. El hábito también nace de las referencias. Para querer contar historias tienes que establecer familiaridad con ellas. Esto se consigue a través de los libros, muro de carga sobre el que construir todo lo demás, pasando por el mundo audiovisual, incluso el sector de la información. Hay historias en todo lo que te rodea, hasta en lo que las personas de tu entorno cercano te cuentan. Abre ojos y oídos y empápate de todas ellas. Poco a poco ganarás agilidad para ver un gran relato en eso que otros pueden pasar por alto. En este artículo puedes encontrar 34 fuentes para alimentar tu inspiración

FÓRMATE

Puede que tu problema no sea el bloqueo, sino la falta de conocimientos para darle forma a lo que quieres contar. Este artículo de El Confidencial recoge 7 llaves de la escritura, pues a escribir también se aprende, y no únicamente a partir de normas gramaticales o sintácticas, sino identificando qué elementos tiene que tener una historia y cómo ordenarlos de la forma adecuada.

Aquí algunos consejos en los que se insiste desde cursos y talleres:

1

CONSTRUYE TU PERSONAJE

Aunque solo quieras enfocarte en una parte de su vida, es importante que tenga un pasado que respalde sus acciones y un objetivo que justifique por qué las hace.

2

EXPRIME LAS POSIBILIDADES DE TU IDEA

Puede que esté basada en hechos reales, pero eso no la desprende de su carácter ficticio. Identifica los elementos que le dan particularidad y poténcialos.

3

BUSCA LA CONCRECIÓN

Para el lector es mucho más sencillo recrear escenarios bien definidos. No se trata de perder en descripciones, sino en especificar cuando esto ayude a la narración de la historia.

4

JUEGA CON RECURSOS NARRATIVOS

Pero no abuses de ellos. Las metáforas son un ejemplo. Mejor pocas bien construidas que muchas carentes de sentido.

5

EVITA LAS FRASES PRETENCIOSAS

A todos nos impresiona la habilidad que los autores más consagrados tienen con las palabras, pero incluso ellos construyen grandes textos desde la sencillez.

Son muchas las lecciones que puedes recopilar en estos espacios destinados a formación. Más adelante dedicaremos una entrada para mencionar algunos. Existen para todo tipo de escritores y géneros. Domestika o La Escuela de Escritores son algunos centros de referencias para aprender. Aunque, como puedes comprobar, la escritura es una cuestión de rutinas, en este artículo puedes aprender alguno de los mejores hábitos para escritores.

NO JUZGUES TU IMAGINACIÓN

Gran parte del bloqueo viene de la autocensura. Descartamos ideas porque no nos parecen lo suficientemente buenas, de modo que nos convertimos en un gran juez que echa por tierra todo lo que nace en nuestra ocurrenca. Este crítico interno cada vez se vuelve más estricto difícil de convencer y, de repente, sucumbes y dejas de pensar en posibles textos por miedo a que tu propio juicio te señale.

No lo permitas. Escribe todo lo que se te venga a la mente. Hacerlo no significa que vayas a publicarlo. Se trata de un entrenamiento. Desata la pluma, hazla libre. Hay técnicas para ayudarnos a desprendernos de esas limitaciones internas. En el siguiente post veremos algunos ejercicios que pueden ser de utilidad.

¿Tienes alguna duda que no se haya resuelto o algo que matizar? No dudes en comentar, estaré encantada de leer cualquier cosa que quieras aportar.

2 Comentarios

Deja un comentario